DICE EL HIJO

|
         
     Quiéreme, y siénteme, y compadécete, y llórame...

     Dame motivos, por favor, para pensar que aún sigo siendo tu primer pensamiento del día y que siempre seguirás exprimiendo tu persona para hacer más caldo de preocupación por mí.
Déjame pensar que sí te importa lo que pasa por mi cabeza, aunque no lo entiendas ni lo compartas.

     Regálame tu apoyo incondicional aún a costa de pisar espinas, aunque te cueste la vida... pero que me proporcione el agridulce consuelo de mirarte y saberte todavía conmigo.

     A cambio, sólo te puedo ofrecer un altar de lágrimas por haberlo intentado todo y estarás a salvo de mis demonios internos.


Tania A. Alcusón





Relato finalista en el I Certamen de Microrrelatos de la Escuela literaria En el camino

Safe Creative #1108229906468

11 comentarios:

Ana dijo...

Ya sabes que me encanta. Y esa imagen...

Besazos

Emma Buffei dijo...

Muy bueno, Tania...Bien merecido el haber sido finalista =)

Selin dijo...

Un texto entrañable, en sentido literal... y emocional. ¡Enhorabuena!

Patricia O. (Patokata) dijo...

Que bello y con esa imagen increible!!
Felicitaciones, muy merecido!!

besos!!

ibso dijo...

Intenso y emotivo. Ahora falta "dice el padre" (o la madre).
Un saludo
ibso

000latani000 dijo...

Gracias por vuestras palabras alentadoras, gente!

La verdad es que no se me había ocurrido un "Dice el padre", Ibso. Puede ser curioso... Me lo voy a plantear! Gracias!

Besos!

maria alcuson dijo...

Para alguien como yo es imposible leerlo sin derramar alguna lagrimilla que espero limpie en parte mi alma. La pregunta es si es más como madre o como hija. Muy logrado, Tania. Mis más sinceras enhorabuenas!!

PJGA dijo...

Nunca una verdad dice tanto con tan pocas palabras. Precioso y muy cierto.
Un saludo

000latani000 dijo...

María, las lágrimas que pudieron asaltarme a mí mientras lo creaba tenían el mismo origen dudoso: incertidumbre como hija que reclama esa atención exclusiva, o dolor encontrado como madre al servicio de quien más quiere... O lástima como testigo silencioso...

Pedro, hay palabras que esconden historias ocultas, tú lo sabes. Cada uno interpreta las lecturas en función de su propia experiencia, pero el escritor, siempre tiene su propia versión de los hechos. ;)

Besos para los dos

Candela dijo...

¡Hola Tania! Me ha transmitido tan buen rollo tu comentario que hoy con el café toca leerte a ti. Este fue el relato con el que digo que te redescubrí después de ese pensamiento sinsentido que tuve acerca de que escribías erótica.

Es increíble este microrelato, además también deja ver ese egoísmo que muchos hijos hemos tenido alguna vez. Enhorabuena :)

¡Un abrazo!

000latani000 dijo...

Qué bien, Candela! Me alegro de que te guste!
Jajaja!! Yo haciendo erótica... Por rollo erotismo sensual (de los sentidos) podría, pero... Si es romántico me sale un poco culo, ya lo veras por aquí que hay uno de ese tipo, jajaha!

Quería reflejar la exclusividad que, en ocasiones, exigimos los hijos, y de manera más pasiva, ensalzar la paciencia y la dedicación de algunos padres ante nuestros temores... Muchas gracias, guapa! Un beso

Publicar un comentario

Compártelo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete al blog dejando aquí tu dirección de email