LA HUÍDA

|

     —Huyendo. Por la dinámica corporal que muestra el cuerpo, podríamos asegurar que se encontraba sóla en el parque huyendo de algo o de alguien. Tras el árbol donde ha sido localizada se han detectado varias huellas todavía por determinar. Por ahora vamos a seguir esa pista. ¡Vamos chicos, esta noche toca trabajar duro!

     
     —¡¿Cómo he podido, cómo he podido!! ¡Joder! He sido cómplice... Yo. Pero... ¡yo no quería participar! Algo salió mal... ¡¡Coño!! ¿Por qué no llamé a la policía? ¡¿En qué estaba pensando?! No, no, no... Ahora ya no puedo volver a casa. Ya no puedo volver al barrio. Todos lo sabrán ¡Ya no! He sido tan mala, ma-la, ma-la, maaa-laaa... ¡¡Ahhh!!

     Corría por el parque cuando Susana tropezó con la raíz de un árbol y cayó al suelo. 
Las gotas de sudor que recorrían su frente eran las lágrimas que su piel aún exudaba, pero el dolor de su alma todavía no había encontrado una salida. Y sus uñas... sus uñas, haciendo las veces de pañuelo, roían su cara apartando el sudor, el pelo... e intentando apartar también su vergüenza.

     "¡Jajaja! ¡Reconoce que te gustó, Susana! No apartabas la vista, ni siquiera la dejaste ir..."
—¡¡Nooooo!! ¡¡Joder, no mientas!! ¡Yo no estaba disfrutando! No quería, ni siquiera tenía que haber estado allí. No debería haber ayudado a ese cerdo, ni siquiera debería haberla tocado a ella, mi muñequita... No-no entiendo qué me ocurrió... —Enseguida se puso de pie, y dando vueltas sobre sí misma, un paso adelante, un paso al lado, aún se dejó caer dos veces más al suelo, para reponerse dando más traspiés y volver a caer de nuevo.

     —Sus brazos estaban relajados, aunque semiflexionados. Pero con toda certeza intentó defenderse antes de recibir tan horrible mutilación. Tenía arañazos en la cara, en los brazos e incluso en las piernas, aunque no ha habido indicio alguno que nos lleve a pensar en el móvil sexual. Tampoco se han encontrado fragmentos de ADN en sus uñas todavía.
¡Apártense, por favor! Dejen trabajar a los compañeros.
Es cierto, tenía algún desgarro en la camiseta, pero no ha habido agresión sexual. Su ropa interior seguía puesta, sin marcas, y no hay ningún tipo de resto seminal, ni dentro de ella ni en los alrededores. Más bien, parece que han querido ensañarse con ella, parece que querían darle una lección, quizás un ajuste de cuentas, antes de matarla...

     Llevaba una navaja en la mochila y una tableta completa de Diazepan. Malos ingredientes para su cóctel de nervios.

     "Vamos Susana, ¿a quién quieres engañar? Juraría que disfrutabas, que hasta tus bragas se mojaron mientras mirabas el espectáculo. ¿No llevaste la mano entre tus piernas para jugar un poco mientras ocurría todo? Dí, dí, ¡admítelo! Hasta que viste la sangre, tú también pensabas jugar... ¡lo sé!"
—¡¡Noooooo!! ¡¡mentira, men-ti-raaa!! ¿Por qué me dices esto? ¡Sal de mí! ¡Tú no eres yo! No sabes lo que yo sentía, nadie puede saberlo... ¡Yo la quería! ¡¡Yo no me toqué, yo no me toqué!! —Sus manos, presas de su locura, se aferraban a su camiseta, y tiraban y estiraban hasta que cedió y se rompió en el pecho y en un lateral. Pero su demonio seguía allí, a él no lo había roto, ni lo había sacado. Ni siquiera lo había intimidado.
Su mano, despistada, se había colado en la mochila, y ya tenía la navaja abierta.

     —Ha sido una desgracia para todos. Nadie podría imaginar algo así en nuestra comunidad. Siendo un pueblo tan pequeño, es imposible que semejante depravado esté viviendo entre nosotros... Y además justo ahora... ¡¡Acaba de aparecer, hace unas horas, su mejor amiga en estado de shock tras una violación en extrañas circunstancias!! Es una desgracia, una desgracia... Y era tan buena chica... ¡¿Qué nos está pasando en el barrio, Dios mío?!

     "Y todo, ¿por qué, Susana? ¿Por impresionar a José? ¡No, no, no! No has sabido aceptar las reglas del destino. Sólo fuiste un polvo más para él, acéptalo. Pero ella... ella le gustaba de verdad. Mucho más que tú. Y vas y se la pones en bandeja... ¡¡Eres imbécil!!"
—¡Déjame, déjameeee!
"Te gustó ver cómo la obligaba... ¡Siiiii! Y tú prestándote a llevarla al parque engañada, ¡para que él se la follase sin miramientos!! ¡Jajajaja! ¡Qué estúpida! Y disfrutando de lo que veías, como una zorra..."
—¡No, no, no, no, no, no!
"¡Pero si tú la sujetabas de las muñecas! Y mientras Jose se la metía, te miraba a tí a los ojos... ¿Realmente creíste que te lo compensaría? ¿Que te daría su atención a cambio de tu sacrificio? ¿que así obtendrías las migas de "su amor"? ¡Venga ya! ¡Qué inocente, jajaja!
—Él me miraba porque estaba agradecido... Su mirada era ternura. No lo entiendes. Y ella... ella... estaba tan bonita sometida a él... ¡Pero no lo disfruté! Podría haber sido de otra manera si ella le hubiese aceptado por las buenas... ¡No lo disfruté!
"Te tocabas Susana, te estabas tocando"
—¡Noooo! —Sóla, en el parque, empezó a gimotear.

     —Por favor, no se acerquen más. Permitan a los forenses recoger las pruebas...
Mmmmm, sí, no puedo adelantarles mucho más. Pero confirmaré la filtración de que uno de los globos oculares estaba fuera de su cuenca, y de su mano izquierda falta el dedo corazón, que se encontraba al lado del cadáver. 
Por lo demás, barajamos la posibilidad de que muriese desangrada. El arma homicida ha sido localizada sobre el cadáver. Muy astuto el cabrón...
Tenemos desplegados todos los medios a nuestro alcance. La justicia se encargará de él. Esto no quedará así mientras sea yo quien está al mando.

     Primera pastilla a la boca. Tenía la boca seca y la pastilla no pasaba. Daba igual, otra, y otra, y otra. Todas a la boca. Las masticaba mientras los ácidos se disolvían en su boca adormeciéndola. No adormecían al demonio, y no adormecían su conciencia, pero su cuerpo se iba rindiendo al desplome apoyada en el árbol.
La navaja, reposando y señalando su dedo corazón, le recordaba su pecado. Cada vez se clavaba más. Apenas la sentía mientras miraba horrorizada el resultado de su crisis. Seguía hendiéndose en su dedo, más y más. Incapaz de pararla.

     —No lo disfruté, no lo disfruté, ¡no-lo-dis-fruuuuu-teeeee! —Estaba en un trance del que no era capaz de salir.
"Ahora tienes que pagar tu pecado, Susana. Les demostrarás a todos que las chicas buenas no existen"
—¡Yo no soy mala!

     Con la mano chorreando sangre, y el dedo colgando, ya débil, notaba como la vista comenzaba a nublarse. Respirando hondo no conseguía controlar su cuerpo. Y ahora su demonio le hablaba sobre lo que vió:
"Tus ojos ya no son puros, Susana, han visto cosas  que no se deben ver, y lejos de alejarte del mal que presenciabas, no podían apartarse de tu amiga, de tu muñeca. De tu ex-novio. De sus cuerpos unidos con violencia. Y tú deseabas ser ella. Y tú deseabas ser él... ¡¡Y tus ojos te permitieron asistir a ese espectáculo de mierda!!

     La navaja en la cuenca de su ojo hizo saltar la visión horrible de la violación, pero sus cuerpos aún seguían  grabados en su retina y en su cerebro. Esa danza diabólica en la que uno llevaba a la otra no se había borrado, y era evocada una y otra vez en su mente retorcida. 
Pero no era una pesadilla, sólo un mal recuerdo.
Sus manos... Con ellas había sujetado a su amiga mientras la violaba su amor... ¡Cómo había podido ser tan ruín!

     "Volverías a hacerlo"

     La navaja volvía a jugar en su mano, esta vez en la muñeca contraria. No entendía lo que estaba ocurriendo: su cuerpo ya no respondía y ya no sentía apenas, pero todo se iba nublando más y más. 

     —Yo no soy mala, no soy mala, soy mala, mala, mala, ma-la

     Y su alma oscura la observaba mientras cerraba los ojos, ya sin fuerzas para discutir más. Orgullosa de su hazaña en esa huida infructuosa.

Tania A. Alcusón




Relato ganador del Concurso de Relatos de Terror de la revista digital Nosolofreak Noviembre 2011
     

Safe Creative #1111030434761

7 comentarios:

J0selerele dijo...

¡Guau! Creo que no puedo decir mucho más. Yo nunca he intentado adentrarme en los relatos de terror. Creo que no son lo mío; pues temo que caería irremediablemente en el burdo "gore" literario, y el terror creo que es como el erotismo; un clima que crear.

DANI dijo...

Joder tia que "yuyu" ahora ya no veré la cabeza abierta, ahora soñaré con esto, la cuestión es no dormir :)))


Besazos enormes

000latani000 dijo...

Jajaja! Gracias por las visitas y los coments, chicos!
Joselerele, no te creas que es tan complicado. Temores tenemos todos, y al final, un ambiente debes crearlo para todo tipo de relatos, así que no es una mezcla muy complicada para curiosear con las letras. Deberías intentarlo!
Y Dani, al final, tú lo dices, el caso es no dormir, jajaja!! Pero con esto no te rayes que es taaaaaaan improbable, que antes te irá la peque otra vez con: papá pupa. Jejeje.

Besos!

D. Polo dijo...

Jo.. muy bueno, no sabia que estuvieras tan perturbada... jajaja. Que tia!, cualquiera se acerca ahora. no, es serio, muy bueno, no me extraña que hayas ganado el concurso.

Charo Arqued dijo...

Tania, es increíble,el ritmo del relato , la forma de narrarlo, hasta he tenido la sensación de faltarme el aire por su huida y sobretodo me ha encantado esa forma que tienes de hacer al lector que la mandíbula le caiga al suelo cuando descubres que es ella la que esta tirada en el suelo junto al árbol... Enhorabuena de verdad...Besisss

PJGA dijo...

Hostias, Tania!!!!
Me dijiste que me lo leyera por la similitud que hay de escenas con el del Empleado Fiel, pero esto ya es la rematadera... Que acabo de cenar, como aquel que dice y voy a hacer mala digestión... De todas maneras, coincido con todos en que no es de extrañar que te hayan dado el premio a ti. De lo mejorcico que tienes, aunque lo difícil es que tengas algo malo.

000latani000 dijo...

Me alegro mucho de que os haya resultado fácil creer la escena, David, Charo y Pedro. En mi mente es como una película, y como tal quiero plasmarla. Que todo tenga un por qué dentro de un ambiente encuadrado en concreto. Ya ves, Pedro, que si me pongo bestia, me pongo... Que tiemble el escultor, jajaha!!

Muack y gracias por dejar vuestros comentarios!

Publicar un comentario

Compártelo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete al blog dejando aquí tu dirección de email