POR SI LAS MOSCAS

|
    
     Trato de huir por la ventana de su habitación. Ya me he cansado del olor de sus pies y de su aliento mañanero. He pasado demasiado tiempo en este lugar.
Sé que no le gusto porque cada vez que me intento acercar para recrearme en sus olores, los aspavientos de sus manos me apartan de su lado. Cuando necesito descansar, al posarme, juega a un juego macabro en el que él me persigue dando golpes con diferentes objetos en la superficie que me encuentre, obligándome a alzar el vuelo de nuevo. ¡No me deja parar!

     Cuando era pequeña, me gustaba quedarme en lugares más abiertos, como el salón o el recibidor, que me comunicaban con toda la casa, y eran más tranquilos. Recibía todo tipo de estímulos olfativos y era ideal para aprender a utilizar mis alas correctamente y hacer “horas de vuelo”. Desde allí, con el calorcito del atardecer y apoyada sobre la barandilla, frotaba mis patas con placer buscando el olor más rico para mí. Y ese era mi siguiente destino.
Me considero una mosca bastante aventurera, la verdad. Me encanta conocer moscas sabias y moribundas que me cuentan cómo son las cosas en lugares lejanos, aunque sólo se han cruzado en mi camino dos. Una de ellas, me reveló entre estertores que existe un paraíso repleto de comida fácil y sin peligros fuera de aquí, pero que no todas llegamos a alcanzarlo. Tampoco todas saben alcanzarlo: debes seguir muy bien tu instinto y confiar ciegamente en ser uno de los Elegidos.




     Es por eso que ahora deseo escapar de aqui y marchar intentando llegar a esa quimera maravillosa. Sé que puedo lograrlo. Además he tenido señales que he sabido interpretar perfectamente: he visto que existen otros sitios donde los grandes ríos no mojan aunque te poses sobre ellos, y hay otros seres que te miran fijamente y ni siquiera pestañean cuando te acercas. Viven confiados en su ventana aunque no se puede pasar. Sólo están ahí para que los mires y te mueras de envidia. Así de primeras, parecen destinos un poco aburridos porque todo está quieto, no se mueven ni una pizca.
Pero yo lo imagino lleno de luz y calor, con otras moscas (quién sabe, quizás encuentre una pareja allí y podamos tener descendencia!) y comida abundante… ¡Mmm! Las moscas viejas, me hablaron también de los desechos animales, tan sabrosos y olorosos. Puedes encontrarlos en cualquier parte y por lo visto, si te alimentas durante mucho tiempo de ellos, ¡¡te dan un poder inmortal especial y sufres una metamorfosis que te cambia hasta el color!! ¡¡Te vuelves verde y más fuerte!!

     Noto que estoy en las últimas, siento mi cuerpo más pesado y estoy torpe: no atino a salir por el lugar correcto, pero sé que estoy en el buen camino. Puedo ver un lugar desconocido al otro lado del cristal, y siento el aire fresco, que me atrae por sus olores irresistibles, entrando en corriente por alguna rendija de algún lugar. Cerca.
He pasado toda mi vida buscando ese paraíso, ¡y he de llegar a él!
Y mientras sigo intentando, en vano, salir de aquí, he decidido tomar un poco de vaho frío que cae en pequeñas bolitas por el cristal para tomar fuerzas.
Si él descubre que empiezo a flaquear, finalmente sus golpes estruendosos me darán alcance y puede ser fatal para mí.

     En mi pequeña mente, hoy sólo cabe un pensamiento matutino:
“Hay algo peor que ser una mosca cojonera… Rodearte de mierda por todos lados y que no te resulte placentera”


Tania A.Alcusón


Safe Creative #1204171491530

21 comentarios:

Déborah F. Muñoz dijo...

jo, pobre mosca ^^

Laura S.B. dijo...

La vida de las moscas no es muy agraciada, desde luego, y esa foto que colgaste lo demuestra.

Dolly Gerasol dijo...

Las moscas pasan por muchos lugares y ven infinidad de situaciones. Aunque sean desagradables tienen mucho para contar...

Karuna dijo...

La vida épica de nuestro desagradable pero reflexivo protagonista siempre será la razón por la cuál detestamos a este insecto.

De hecho recuerdo el episodio de The Simpsons, de un especial de noche de brujas donde Bart tiene el cuerpo de una mosca; el caso está que hay una escena eliminada de cierto episodio en donde la vida de Bart como una mosca, se aprecia, cuando ve a sus compañeras alimentándose de una paloma muerta y él con asco reflexiona tanto su vida como humano tanto como la de mosca.

Saludos Karuna ^^

Patricia O. (Patokata) dijo...

Que asco!!!jajaja
Que vida de mosca!!

Un gusto leerte!!

ibso dijo...

La esperanza de un paraiso es algo que pueden tener hasta las mosca cojoneras, aunque su idea del mismo difiera bastante del nuestro :)
ibso

KaRoL ScAnDiu dijo...

Las moscas... ¡¡las odio!!

Pero incluso me hiciste sentir pena de ellas, oyes^^

Genial:D

Besikosss

ALLOSAURUS dijo...

La esperanza de un lugar mejor es el anhelo que muchos buscamos un texto muy triste desde mi manera de ver las cosas

Esther Van Castle dijo...

Hola Latani!

Tu interpretación de las moscas resulta interesante. Por lo que he leído en los relatos las moscas suelen ser intrépidas. Para mala suerte de ellas no me agradan y soy cazadora nivel medio...

Eso del paraíso de las moscas, inmortalidad y comida ñam ñam, me ha gustado la idea xD Y la frase del final es estupenda.

Saludos!

Nut dijo...

Coincidimos, las dos escogimos una mosca :) Muy intereseante tu planteamiento, me gusta. Felicidades.

Dora Ku dijo...

Dicen que los jugadores de hockey son los más apestosos de todos, incluyendo los de foot ball americano.
Imagino que un vestidor de jugadores sería el paraíso de las moscas ¡guacala!
Aunque me dio asquito tu relato, debo reconocer que es ingenioso: Doña Ku

laura dijo...

muy bueno, mucho. Por momentos se olían tus palabras.

un abrazo

Maria O.D. dijo...

Muy interesante relato, el final muy sorprendente :) ¡saludos!

PukitChan dijo...

Hay, qué cruel y dura la vida de las moscas... jejejeje. Me imaginé que todo podría ser cierto... ¿qué más queda además de una vida de mosca? xD Es interesante esto. ¡Gracias! ;)

Rossiel Black dijo...

jajaja una vida dificil la que le ha tocado a las moscas. Es muy entretenido tu relato, me reí mucho con eso de los olores de los pies y demases. Grandioso.

Saludos~

Sharon Valhof de Strife dijo...

Que linda mosca, muy agradable y chistosa aunque su vida sea tan breve ;) bien logrado Latani. Un saludo...

LA NOVIA dijo...

Muy ingenioso... Y muy ambiciosa la mosquita...

Me gustan las moscas ambiciosas...

Beso

Fernando Sobenes dijo...

Que bueno, me ha encantado el relato narrado por una "mosca". La analogía con nosotros y nuestras creencias "o supersticiones" es excelente...

Un saludo amiga...

María dijo...

no seria mosca nunca, mejor perro!!
me gustó mucho...xx

PJGA dijo...

Jajajaja.. No había caído yo en que comer mierda transforma a una mosca en Hulk... Tienes una cabeza colosal para contar historias variopintas, cada vez me reafirmo más en ello. Me ha encantado la difícil vida de este pobre insecto. Desde ahora seré más comprensivo con ellas. :P

¡Un abrazo muy grande y muchos besos!

000latani000 dijo...

Jajaja! Me encantan vuestros comentarios!! Mucho asco pero ya habéis comprendido que ellas también tienen unos sentimientos y unos anhelos, aunque sean una mierda!! ;)

Muchos besos!

Publicar un comentario

Compártelo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete al blog dejando aquí tu dirección de email